Raúl y Noelia no se aclaran con el tiempo

marzo 15, 2014

Raul está intranquilo, no quiere hablar conmigo porque en este momento, preferiría estar jugando con los otros niños y yo según su parecer le estoy robando el tiempo. A Raúl le empiezan a sudar las manos y se le acelera la respiración y ya no es img1capaz de seguir la conversación con atención y empieza a preguntar cada 10 segundos: “¿me puedo ir?”

Intento relajarle y le pido que se fije en su respiración, como el aire entra y sale por su naricita e intento volverle al aquí y al ahora. No es tarea fàcil porque a Raúl le cuesta prestar atención, le cuesta centrarse en el presente. Él prefiere estar en otro sitio y en otro tiempo y en esa distorsión del tiempo empieza a notar una sensación que le sube del estómago hacia su pecho y que apenas le permite disfrutar del momento. E insiste: “¿me puedo ir?”, así que decido dejarle ir a que se divierta un poco.

Pero al poco tiempo Raúl empieza a pelearse con otro de los niños y tengo que acercarme a solucionar el conflicto.

– ¿Qué os pasa chicos?

– Raúl me ha quitado el tractorstock-photo-3394718-homework-frustration

– Es que no me lo dejaba

– Es que yo estaba jugando con él

Y Raúl no podía esperar porque estaba necesitando que pasara en el momento lo que tenía que pasar un tiempo después, cuando Óscar dejara de jugar con el tractor.

Raúl a menudo tiene un comportamiento parecido. Muchas veces desea estar donde no está, o desea estar haciendo lo que está previsto hacer después y la diferencia entre lo que está pensando que quiere hacer de forma inmediata y el tiempo real que tiene que transcurrir para que suceda le saca de sus casillas. A Raúl le gustaria que las recompensas fueran inmediatas en el tiempo sin necesidad de tener que realizar un proceso que dure más de un minuto. Raúl vive en un estado de ansiedad constante.

A Noelia le sucede algo distinto, pero acaba obteniendo el mismo resultado que Raúl. Noelia es una niña muy responsable, tal vez demasiado exigente consigo misma que necesita tener todo en orden y ello requiere tener los deberes perfectamente hechos y acabados a tiempo. Pero a Noelia también le gusta jugar y muchas veces lo hace y está bien que lo haga y mientras juega lo pasa bien y no piensa en nada, está totalmente sumergida en el juego. El problema empieza cuando termina el juego y, por decirlo de algún modo, vuelve al mundo real porque entonces es cuando le entran todos los males y me refiero a que entonces se pone tan stock-photo-3394718-homework-frustrationnerviosa que es incapaz de hacer los deberes bien porque lo único que piensa es que eso ya debiera estar terminado y el deseo de inmediatez le impide tomarse un tiempo para hacer los deberes bien. Ella querría volver el tiempo atrás para poder hacer las cosas como ella cree que debe hacer. Aunque esto le pasa pocas veces porque ella no se lo permite a sí misma.

Pero a Raúl y a Noelia les cuesta aceptar el presente y el transcurso del tiempo. A ellos les gustaría poder moldear el tiempo a su antojo pero esa incapacidad les causa ansiedad. A Noelia intento bajarle el nivel de exigencia porque esto también le causa problemas de autoestima y a Raúl que tiene diagnosticado un TDH procuro buscar un poco de coherencia entre lo que quiere y lo que hace para que él pueda establecer pequeñísimos objetivos y el tiempo necesario para conseguirlos.

La ruta de la raza

julio 17, 2011

A aquellos que este verano os apetezca realizar una verdadera ruta nacional, me refiero a la ruta azul, no debéis perderos un viajecito a Badalona, esta ciudad que en estas últimas elecciones ha sabido reconocer en Albiol al verdadero salvador. Es cierto que en España empieza a amanecer.

Acercaos a Barcelona, nada debéis temer que los rojos están en retroceso, haced turismo. Las bellas playas de la costa, se recuperaron hace 20 años y en algunas ondea la bandera azul, !que bonito color! ¿verdad? Pero lo que no os podéis perder bajo ningún concepto es un paseo por el paseo marítimo de Badalona, yo os recomiendo una caminata por ejemplo desde Badalona, saliendo de la estación hasta El Masnou, es un buen ejercicio y un agradable paseo. A primera hora de la mañana es un buen momento, no aprieta mucho el calor y aun no hay demasiada gente  y  si empezáis a las 9 sobre las 11 habréis llegado a El Masnou (recomiendo llevar bañador para refrescarse por el camino). Un buen sitio donde pararse a darse un baño es sin duda esta playa, la del Cristall, a la que llegaréis sobre las 9:30, la hora de la fotografía, ya véis que se está tranquilo.

No hay que sufrir por nada, los rojos hipócritas que se bañan no molestan mucho, están contentos porque ahora en lugar de gastar el dinero en limpiar la playa de los arrabales les contentamos con decir que vamos a poner más policía y a echar a los rumanos y se quedan tan contentos.

¡Arriba España!

Salí al balcón por verte

enero 22, 2009

dscn4798Salí al balcón por verte

no había nada

tan solo un hueco cargado de silencio.

Tampoco importaba demasiado,

si aquí, o allí, o en cualquier lado

había nada o habitaba el silencio

demorado en mi pasado

sentencioso y erguido en mi tejado.

¡Que mundo extraño!

Que se ahoga de delirio

en el sentir de unos pasos, tibio.

de Maravedí

El velo de la incomprensión

septiembre 1, 2008

Es habitual a principio de curso que en algunos colegios se niegue la entrada a aquellas niñas que llevan un velo islámico, después se suele decir que es más importante la educación de la niña que el hecho que llevara el velo en sí y se las suele readmitir. La prensa, y la sociedad en general ha opinado sobre el tema y me asusta pensar que una gran mayoría optaría por la prohibíción tácita, por ejemplo el periódico El Mundo se ha escandalizado en ocasiones de que se considere que la educación puede solucionar más problemas que las intervenciones radicales.

Bajo mi punto de vista, el velo es más un símbolo cultural que religioso, porque no se erige como representante único de los radicalismos religiosos islámicos, el Islam es una religión que está representada por diversidad de cultos y tendencias. Me refiero a que los rádicales no son mayoría, de igual forma que en el país vasco no todo el mundo es terrorista aunque todos los vascos aman su tierra y muchos sus tradiciones.

Insisto en que el velo se ha convertido, sobre todo para aquellos que están lejos de su tierra, en un símbolo cultural que representa la feminidad porque las mujeres musulmanas han sabido sacar partido a la prohibición de enseñar el rostro convirtiendo el velo en algo sensual y femenino. Es habitual ver a muchachas con ropas muy ceñidas marcando sus curvas y con un velo que las embellece.

Lo que sucede es que prohibir no sirve para nada, bueno sí, para fortalecer que aquello que se prohibe se convierta en un símbolo, en una seña de identidad. Es cierto que en España hay grupos que pretenden radicalizar a los inmigrantes, se sabe hace tiempo de algunos subgrupos que realizaron campañas de descrédito de los Imam más flexibles para sustituirlos por otros más radicales y poder así llevar su discurso a la población.

Es cierto que no podemos cerrar los ojos a ese continuo intento de radicalización de las ideas de los inmigrantes islamicos que viven en nuestro país, pero si nuestro intento de solucionarlo no es otro que prohibir el velo creo que andamos algo desorientados porque eso solamente va a potenciar el efecto contrario, además de darle valor a sus símbolos generamos rabia que hace que las personas busquen otras tendencias más amigables.

Creo que es necesario escuchar a las personas, escucharlas sin prejuicios previos, dejar expresar su punto de vista para hacernos una idea de cual es la realidad y ser un poco más conscientes de la realidad del mundo.

Además feminizar el velo, entenderlo como un enser de ornamento femenino le quita todo el poder radical que pudiera contener, las cosas nunca son como los dictadores quisieran y es cierto que obligar siempre tiene una contrapartida, de una forma u otra las personas siempre acaban expresando aquello de desean.